Elección de tiendas de campaña

Tipos de tiendas de campaña:

Podemos diferenciar varios tipos de tiendas de campaña según la forma, sin embargo la forma que domina el mercado y las montañas por sus multiples ventajas y rendimiento respecto de las otras es la tienda Iglú.

Las tiendas de campaña se dividen primeramente según la época y estaciones a las que van destinadas, podemos diferenciar:

3 Estaciones: Diseñadas para épocas cálidas, como la primavera, verano y otoño.

4 Estaciones: Diseñadas para todas las épocas, pero preferiblemente frescas: invierno, primavera, verano y otoño, sin embargo en verano especialmente este tipo de tiendas pueden ser demasiado cálidas.

Así mismo diferenciamos:

Tiendas ligeras de travesía, que tienden a aligerar peso en sus componentes, las cuales son ideales para travesía y recorridos a pie, sin embargo la resistencia de los materiales es inferior. Destacan por su reducido peso y volumen. Suelen ser de 3 estaciones.

Tiendas de Alta montaña, preparadas especialmente para climas muy fríos y ventosos, caracteristicas por el número elevado de varillas y de tensores, para soportar las ventiscas de alta montaña, aunque tratan de ser ligeras para facilitar el transporte aunque casi nunca son tan ligeras como el primer tipo, al mismo tiempo no son tiendas donde prime el espacio, sino más bien el rendimiento. Su escasa ventilación las hacen poco apropiadas para el verano así como el elevado precio no son muy recomendables para acampadas sencillas o con buen tiempo.

Tienda de camping, el tipo más tradicional, en la que englobamos las típicas iglús, canadienses y otros tipos de tiendas, en las cuales ni el peso, ni la resistencia son factores clave, sino más bien el espacio y el precio.

Estructurales, comunitarias o de campo base, las de mayor tamaño y peso, utilizadas como campos bases para expediciones, campamentos en camping o como cocina, salón-comedor, almacen…

Techo y doble-techo:

Casi todas las tiendas tienen dos partes, la base que incluye un techo de malla transpirable y un doble-techo de tejido impermeable al agua y viento.

La estructura rígida se aplica sobre la base y techo, consiguiendo la tensión final de la tienda.

El sistema de techo y doble techo, consigue crear una capa de aire entre la tienda y doble-techo, para que la transpiración escape del habitaculo principal y se desplace hasta la capa de aire para que circule hasta escapar de la tienda, evitando la incomoda sensación de humedad por la transpiración en las tiendas convencionales.

Es muy importante que en ningún punto el doble techo toque con el interior para evitar la entrada de agua en la tienda.

Algunas tiendas muy ligeras, suprimen el techo de malla para tener tan solo una capa, en la cual  elementos de ventilación tratan de evacuar la transpiración.

Sin embargo el redimiento de estas tiendas de una sola capa es dudoso, a menos, que el tejido sea un tejido impermeable-transpirable de membrana, como el popular gore-tex, con los cuales los niveles de rendimiento son muy similares.

El doble-techo habrá que mantenerlo, debido a que con la exposición prolongada al sol, daña la capa impermeable del mismo, para revitalizarla existen unos sprays con una base de silicona que se rocía sobre la tela evitando que los rayos intensos UV dañen la protección contra el agua.

Entradas o puertas:

Varias entradas permitirán mayor ventilación y más posibilidades a la hora de que sus ocupantes entren y salgan de la tienda sin molestar al resto de compañeros que se encuentren en ella.

Vestíbulo o avance:

Formada gracias a la prolongación del doble techo. Ayudará a la ventilación del habitáculo. Permitirá dejar en él el equipo mojado al introducirse en la tienda, tener un pequeño almacén e incluso cocinar en periodos prolongados de mal tiempo. Algunas tiendas proporcionan incluso dos vestíbulos.

Materiales:

El peso de los materiales utilizados, nylon y poliéster, se mide en denier(D), que indica la masa lineal en gramos por cada 9.000 metros de fibra. Altos números indican más grueso y resistente, bajos números más delgado y ligero. Lo normal serán encontrar materiales entre 40D y 70D.

Transpiración:

Las personas de forma natural espiran e irradian calor. En una noche fría con la tienda de campaña cerrada, el vaho de nuestra respiración puede causar condensación que se impregne en las paredes interiores, pudiendo incluso llegar a gotear desde el techo en casos extremos. Esto se soluciona simplemente ventilando el interior de la tienda.

Para aumentar la ventilación disponen de mosquiteras que permitirán la salida del calor que se produzca en el interior de la tienda, evitando la condensación, además de impedir la entrada de insectos.

Estas mosquiteras las podemos encontrar en las puertas de acceso y en zonas más pequeñas del techo interior.

Elección de cuerdas

Para elegir una cuerda el primer elemento a tener en cuenta será el uso destinado, es decir las características de la actividad que realicemos con ella.

Las diversas actividades determinará si la cuerda cumplirá funciones como:

  • Amarre y sujeción de elementos.
  • Apoyos y pasamanos adicionales.
  • Encordamiento destinado a proteger de las grietas y posibles deslizamientos.
  • Caídas de escalada o de gran altura.
  • Elemento de progresión vertical, tanto en alpinismo como espeleología.

Tipos de Cuerda:

Cuerdas Simples:

Indicadas con el número: 1

Utilizadas en escalada deportiva, indican que con su grosor y resistencia puede ser utilizada como cuerda única. No se recomienda utilizarlas en doble o gemelas, puesto que la fuerza que ejercerían en el caso de una caída sería excesiva.

Cuerdas Dobles:

Indicadas con el símbolo de medio:

Utilizadas sobre todo en escalada en hielo y alpinismo, requieren la utilización de dos cuerdas, las cuales van por seguros diferentes, por su grosor y resistencia no están adecuadas para la utilización en simple.

Cuerdas Gemelas:

Indicadas con el símbolo infinito:

Requieren la utilización de dos cuerdas las cuales pasan por todos los seguros a la vez, por su grosor y resistencia no están adecuadas para la utilización en simple.

Diámetros Recomendados:

Simples: Max 11mm Min 9.1mm

Dobles: Max 9mm Min 8.5

Gemelas: Min 8mm

Alargamiento y absorción de impactos:

Según el alargamiento de las cuerdas, se clasifican en estáticas y dinámicas.

Estáticas:

Las cuerdas estáticas, aunque tienen un porcentaje de alargamiento, este es muy pequeño por lo que no están diseñadas para soportar caídas, simplemente por que no absorben el impacto, por lo que el tirón que produce la cuerda sería muy lesivo y peligroso para los seguros.

Sin embargo son las ideales para espeleología y el descenso de barrancos, puesto que son actividades donde no se producen caídas y hay que realizar maniobras de ascenso por la cuerda, donde las cuerdas dinámicas no son adecuadas, por que al “chiclear” o hacer el “gusano” se pierde energía e impulso al absorber el apoyo sobre la cuerda.

Dinámicas:

Las cuerdas dinámicas, a modo de muelle, tienen un estiramiento bajo tensión alta, que permiten absorber el impacto de las caídas, además de proteger los anclajes de impactos secos, que pudieran dañarlos o extraerlos de la roca.

Son las cuerdas ideales para la escalada, alpinismo…

Aunque tienen un alargamiento considerable, tienen una resistencia muy alta, casi tanto como las estáticas.

Aunque tienen una resistencia a las caídas amplia tienen un número limitado de caídas de factor 2, a partir del cual no se asegura que soporten las caídas.

El número de caídas que soportan está generalmente determinado por el diámetro.

Si bien generalmente en escala deportiva, no es muy común las caídas de factor 2, este número indicativo es un indicativo de la resistencia a las caídas y tensiones, algo a tener en cuenta según el uso que le demos.

Elección del grosor de cuerdas dinámicas:

Principiantes: 10.4-11mm:

Habrá que tener en cuenta que los principiantes, al estar más tiempo colgados de la cuerda tratando de progresar y utilizar la cuerda en Top Rope, produciendo una mayor fricción sobre la cuerda, será recomendable la utilización de una cuerda de mayor diámetro, que aunque tienen un peso y rozamiento mayor y son menos manejables, tienen una resistencia al desgaste y al roce mayor, así como un número de caídas generalmente más amplio.

Experimentados: 10-10.4mm:

Al ser más experimentado y pasar menos tiempo colgado de la cuerda y menos caídas, buscaremos el rendimiento en vías largas donde al llevar una cuerda de menor diámetro y por tanto menor peso, facilitará pasar la cuerda por las cintas en las chapas o anclajes más altos de las vías largas, también gracias a su menor diámetro son más manejables a la hora de chapar, hacer nudos y el uso de los sistemas de frenado y aseguramiento, en los cuales las cuerdas de mayor diámetro tienen  mucho rozamiento y resultan más cansados y molestos a la hora de asegurar.

Longitud recomendada:

Hay que tener en cuenta que la longitud de la vía de escalada determina la longitud necesaria de cuerda, que corresponde al doble de la vía.

Para poder realizar la inmensa mayoría de las vías actuales, se recomienda las cuerdas de 70 metros, incluso para las más largas 80 metros.

Longitudes mayores, suponen mucho peso para transportarlas y existen muy pocas vías de más de 35 metros.

Como longitud mínima no se recomiendan cuerdas menores de 60 metros, excepto en rocódromos que una medida apropiada suele ser 40-50 metros.

En el caso de realizar Big-Wall se recomienda la utilización de cuerdas de diámetro 10.5-11mm, para una resistencia al roce y desgaste “extra” y a ser posible tratamientos anti-aristas.

En general, a ser posible, es recomendable adquirir una cuerda con tratamiento DRY, que proporciona impermeabilidad y repelencia a la humedad y el agua, elementos que dañan las cuerdas.

Deslizamiento de la camisa:

Las cuerdas tienen una parte interior: Alma y una exterior: Camisa, que protege las fibras interiores de los roces y aristas.

La camisa tiende a deslizar sobre el alma con el uso, las cuerdas indican el deslizamiento que se produce, se recomienda utilizar cuerdas que no tengan deslizamiento, para evitar la incomodidad que esto produce en el manejo de los sistemas de frenado.

Duración y longevidad:

La mayoría de los fabricantes recomienda no utilizar una cuerda a partir de los 5 años de la fecha de fabricación independientemente del uso que haya tenido, puesto que las fibras con las que están fabricadas pierden las propiedades al cabo de unos años.

Según su uso su longevidad puede verse reducida a un par de años aprox.

El indicador de desgaste es la camisa de la cuerda y la rigidez de la misma.

El lema de la comunidad escaladora es: “Cambia la cuerda, antes de que ella te cambie a ti”

Mantenimiento:

Mantener la cuerda alejada de disolventes, productos químicos, humedad y polvo.

Evitar la luz directa del sol y en un lugar limpio y seco, a ser posible en una funda, sin nudos y sin tenerla colgando.

Es muy importante mantenerla en todo momento alejada del polvo y la tierra. Los cristales pequeños de roca y arena dañan seriamente el interior de la cuerda con el uso.

Elección de crampones

Son parte indispensable del equipo cuando recorremos zonas heladas, con nieve dura o glaciares, donde el agarre de las botas desaparece y necesitamos un agarre muy fiable, en estas ocasiones se deben de completar con los piolets.

Los crampones pueden clasificarse de diferentes formas según sus características:

Según su material:

Aluminio (Zicral o similares):

Con un peso inferior a los de acero su resistencia es igualmente menor.

Utilizados generalmente en esquí de montaña o trekking de altura, donde su uso es secundario y es muy importante la ligereza.

Acero:

Aunque su peso es superior, tienen mayor resistencia, para todo tipo de usos, entre ellos, alpinismo, escalada en hielo..

Según el tipo de construcción y rigidez:

Clásico:

Las puntas están dobladas 90 º respecto a la base. Pueden ser articulados o rígidos, aunque hay modelos que se pueden transformar en rígidos o articulados según su uso. Un crampón rígido irá mejor en hielo vertical y cuando usemos las puntas frontales, mientras que uno articulado funcionara mejor cuando caminamos, o en vías tradicionales de nieve, mixto y hielo.

De caja:

El perfil del crampón y sus puntas son perpendiculares a la suela, siendo completamente rígidos.

 

Según el número de puntas:

10 puntas:Usados principalmente para trekking.

12 puntas:Polivalentes y para alpinismo.

Otros:

Existen crampones de hasta 14 puntas e incluso algunos con punteras intercambiables para convertirlos en monopunta,, ideales para cascadas muy exigents y dry-tooling.

Según la forma de las puntas frontales:

Horizontales: Polivalentes y nieve dura.

Verticales:Hielo, mixto y dry-tooling.

Mixto: Tienen un perfil en T, con el objeto de agrupar las características de los dos tipos anteriores.

 

Según el sistema de fijación:

Automáticos:

Ajustan la puntera con una fijación metálica rígida y con una talonera de presión el talón, incorporan una correa para evitar perderlo en caso de soltarse.

Solo admiten botas rígidas con las punteras preparadas para dichos crampones.

Aportan quizás uno de los mejores ajustes, aunque este debe ser preciso pues no admiten holguras.

Semiautomáticos:

Ajustan la puntera con una pieza flexible de plástico con un orificio para pasar la correa de ajuste, con una talonera de presión ajustan el talón.

Admiten botas rígidas o semi-rígidas con al menos el talón preparadas, por tanto son un poco más polivalentes y el ajuste permite cierta holgura, que lo convierte en más fiable.

Correas:

Ajustan la puntera y el talón con unas piezas de plástico flexibles, que la rodean ajustándose a cualquier tipo de bota, al no necesitar punteras preparadas.

Resultan menos cómodos y rápidas de instalar que los tipos automáticos y si la bota es muy flexible añaden una presión al pie que puede ser molesta.

El ajuste es aunque muy polivalente, al admitir demasiadas holguras, resulta poco sólido.

Anti-boots o anti-zuecos:

Es el complemento necesario para cualquier crampon, que consiste en unas láminas de goma, que insertadas en la parte inferior de los crampones evitan la acumulación de nieve y por tanto la creación de bloques de hielo, evitando la pérdida de agarre que ello conlleva.

Pueden venir con el crampón o venderlos separados.

Transporte de crampones:

Los crampones se deben llevar en una bolsa específica muy resistente para evitar que las puntas la atraviesen y perforen el resto de material que llevemos en la mochila

Elección de los crampones:

Es muy importante elegir el crampon correcto que tenga un ajuste preciso a la bota, de lo contrario pueden saltar durante la actividad.

Según el tipo de bota el crampon recomendado es:

Botas rígidas:

Crampones automáticos, aunque admiten cualquier tipo de crampon.

Necesarias punteras y taloneras preparadas. Sin embargo los semi-automáticos son más polivalentes.

Botas semi-rígidas:

Crampones semi-automáticos, con un ajuste muy preciso, requieren botas con taloneras preparadas, aunque admiten los de correas, las primeras son más comodas y ajustan mejor.

 

Botas flexibles:

Crampones de correas, no admiten otro tipo de crampon.

Según la actividad a realizar, el crampon recomendado es:

Trekking o ascensiones sencillas:

Con pasos esporádicos por nieve o glaciares, o como complemento de los esquís de travesía, son muy recomendables los de marcha de 10 o 12 puntas, ligeros y de correas o semi-automáticos, pudiendo utilizar los de alumino para aligerar peso.

Alpinismo y corredores sencillos:

Crampones de 12 puntas de acero con cualquier tipo de fijación.

Alpinismo técnico y corredores complicados:

Incluyendo pasos por terrenos mixtos y hielo, de acero, pudiendo optar por puntas de tipo T, con fijaciones semi o automáticas.

Hielo y Dry-tooling:

Con puntas frontales verticales, convertibles en monopunta, automáticos.

Es interesante los modelos que tienen espolones traseros en los talones para vías deportivas y competición.

 el mango para las manos

Si hay que martillear mucho es conveniente utilizar una 3ª herramienta auxiliar. Importantísimo unas buenas dragoneras. Longitud: 50-55cm

Una 3ª herramienta puede venir bien a la hora de poner tornillos de hielo o pitones mientras estamos asegurados de los dos piolets.

El uso de pala o maza depende del entorno. Para un uso deportivo, pueden incluso eliminarse ambas, y usarlos sin dragoneras.

Dry-Tooling:

Iguales que los de escalada en hielo pero con hojas de tipo T muy resistentes.

En ocasiones con puntas especiales que permiten apoyos invertidos y maniobras avanzadas.

Los mangos suelen ofrecer dos zonas de diversas formas de agarre diferenciadas.

Elección de piolet

La elección de un piolet es una tarea sencilla, si realizamos una sola actividad específica, bien la escalada en hielo o rutas de “paseo” por alta montaña.

En el primer caso elegiremos un piolet técnico destinado a la escalada en hielo, mientras que en el segundo caso, elegiremos un piolet clásico recto y lígero.

Sin embargo la elección de un piolet polivalente que pueda ser utilizado en ambas actividades y las actividades intermedias, presenta una dificultad importante.

Es una cuestión, según algunos la llaman, de compromiso en la cual una elección tendrá que tener en cuenta los pros y los contras de inclinarse más o menos a una de las actividades del rango de piolets.

Evidentemente este compromiso será el rendimiento en la travesía alpina y la escalada en hielo, actividades que requieren unas características diferentes en el piolet utilizado.

Por lo tanto a la hora de realizar nuestra elección tendremos que pensar y decidir que tipo de actividad vamos a realizar, es decir, mayoritariamente escalada en hielo o travesía alpina, para inclinarse más hacia una actividad u otra.

Algo a tener en mente es que si bien la estética de los piolets técnicos de escalada suele ser más atractiva, nuestra decisión debería de basarse principalmente en la funcionalidad, aunque si tras esta podemos elegir estéticas atractivas, también será positivo.

A la hora de mirar las características de los piolets, nos centraremos en la funcionalidad y no tanto en la construcción, puesto que si bien la funcionalidad varía mucho, la construcción varía poco y casi todos los materiales y técnicas de construcción son de muy buena calidad y similares.

Las funciones que se desarrollan con un piolet:

Elemento de auto detención

Ayuda de progresión: piolet-apoyo, piolet-tracción…

Apoyo: bastón)

Elemento para asegurar Herramienta auxiliar

A grandes rasgos las características que definen un piolet técnico de uno clásico son:

Piolet Técnico:

Mango curvo

Empuñadura ergonómica

Hoja de banana o curva intercambiable

Longitud única y corta (aprox 50cm)

Piolet Clásico:

Mango recto

Empuñadura simple o sin empuñadura

Hoja recta y única

Varias longitudes largas.

Características según la función:

Progresión-bastón:

Para usarlo como bastón, la cabeza del piolet debe ser cómoda para sujetarla con la mano y el mango debe ser lo suficientemente largo como para poder apoyarse sin cambiar la postura.

A menor pendiente del terreno, necesitaremos un piolet más largo. Preferiblemente mango lo más recto posible.

Progresión-tracción:

Una buena Dragonera o reborde en el regatón será de enorme ayuda para progresar.

Tallar escalones o repisas:

Aunque no muy frecuente al usar los crampones, un piolet con pala permitirá realizar una repisa donde descansar o una zanja para enterrarlo y utilizarlo como seguro.

Clavar pitones o clavos:

Un piolet que disponga de maza, podrá ser utilizado para instalar pitones y clavos, aunque si es una tarea muy frecuente se recomienda un martillo de escalada.

Seguro o anclaje rápido:

Un mango con buena penetración en nieve dura, permitirá realizar un aseguramiento rápido.

Seguro en reunión:

En una reunión sobre nieve dura se podrá utilizar en forma de T, para crear un seguro, su mango no deberá ser muy curvo y tener buena resistencia.

Seguro sobre hielo:

El piolet debe tener un agujero junto el regatón por donde pasar un mosquetón, o sino por un agujero en la cabeza, aunque esta solución resta seguridad si la dirección de tracción no es la correcta.

No se recomienda usar nunca la Dragonera para asegurarse.

Autodetención:

A la hora de frenar una caída en autodetección, un piolet muy largo (+65cm) dificulta mucho la maniobra.

Características según actividad deportiva:

Travesías glaciares o ascensiones muy sencillas:

Recomendable un piolet de forma recta clásica, con mango recto, con una longitud que cogiendolo por la cabeza y con el brazo extendido nos llegue a la altura del tobillo (65-75cm aprox)

Esquí de travesía:

Generalmente de forma clásica y muy ligeros, del tipo B. Tamaño: 45-55cm. Los muy ligeros (menos de 300gr) sólo valen para autodetección y autoseguros.

Ascensiones con pendientes moderadas (hasta 60º):

Forma clásica, mango recto o mixto, preferiblemente de tipo T, longitud 55-60cm.

Ascensiones con pendientes fuertes (más de 60º):

Admite casi todos las formas de mangos que tengan un buen rendimiento en tracción, pero que permitan puntualmente un uso en apoyo, preferiblemente de tipo T. Longitud: 50-60 cm.

Corredores, mixto y hielo no vertical:

Son necesarios un par de piolets, adecuados para la tracción, es decir completamente técnicos. Preferiblemente de tipo T y utilizaremos uno de pala y otro de maza (Para poner pitones), si hay que martillear mucho es conveniente utilizar una 3ª herramienta auxiliar. Importantísimo unas buenas dragoneras. Longitud: 50-55cm

Escalada en hielo:

Son necesarios un par de piolets, adecuados para la tracción, es decir completamente técnicos, Preferiblemente de tipo T con hoja de tipo B.

Pueden ser aconsejables las dragoneras que se puedan soltar fácilmente del piolet y buenos apoyos en el mango para las manos

Si hay que martillear mucho es conveniente utilizar una 3ª herramienta auxiliar. Importantísimo unas buenas dragoneras. Longitud: 50-55cm

Una 3ª herramienta puede venir bien a la hora de poner tornillos de hielo o pitones mientras estamos asegurados de los dos piolets.

El uso de pala o maza depende del entorno. Para un uso deportivo, pueden incluso eliminarse ambas, y usarlos sin dragoneras.

Dry-Tooling:

Iguales que los de escalada en hielo pero con hojas de tipo T muy resistentes.

En ocasiones con puntas especiales que permiten apoyos invertidos y maniobras avanzadas.

Los mangos suelen ofrecer dos zonas de diversas formas de agarre diferenciadas.

Elección de gafas de sol.

La importancia de utilizar gafas de sol en actividades al aire libre es bien conocida, pero quizás algunos de sus detalles no se conocen a la hora de elegir nuestras gafas.

A continuación exponemos un pequeño resumen de los detalles más importantes a tener en cuenta:

La radiación del sol que recibimos directamente de el, se ve incrementada por la que refleja el suelo, dependiendo del tipo que sea varia la cantidad de luz que refleja, un campo de hierba refleja un 3% de la radiación que le llega, la playa, un 30%, y la nieve, un 80%.

Durante las horas centrales del día la radiacción alcanza sus máximos, durante el verano, de 12 de la mañana a 5 de la tarde.

Así como la altura  multiplica la intensidad de la radiación (se incrementa en un 10% de UV cada 1.000 metros de altura). As´ como la proximidad al ecuador aumenta la radiacción solar.

Otro factor a tener en cuenta es que las nubes reducen la intensidad lumínica pero dejan pasar en gran medida a los rayos UV, por lo tanto no deberemos de bajar la guardia en días nublados.

Dependiendo por tanto de las condiciones lumínicas y el entorno en el que nos encontremos será recomendable un tipo u otro de lentes:

Sin embargo no nos debemos de dejar llevar únicamente por el color, puesto aunque una lente sea oscura no garantiza una mayor protección de la radiacción UV.

Por lo tanto el único indicativo fiable es la categoría del filtro solar de la lente.

Luz solar y radiaciones:

Del sol solo tres tipos de radiacción atraviesan la atmosfera y consiguen llegar a la superficie terreste: rayos ultravioleta, espectro visible, y rayos infrarrojos.

El espectro visible, o luz visible, corresponde a la pequeña parte de las radiaciones solares que son detectadas e interpretadas por nuestros ojos.

Los distintos colores (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta), corresponden cada uno a un tipo de radiación visible (de distinta longitud de onda), y la suma de todos ellos da lugar a la luz blanca.

Todo objeto sobre la tierra absorbe parte de la radiación visible que le llega, y otra parte la refleja: esta parte reflejada determina su color, tal como lo percibimos.

Las radiaciones luminosas

Pueden producir efectos perjudiciales sobre nuestra piel y ojos.

Las ultravioleta (UV) en su justa medida son beneficiosas para la salud, especialmente los UVA por sus efectos sobre la absorción de calcio o sus aplicaciones en estética.

En cambio los UVB y UVC son perjudiciales, pudiendo provocar afecciones en la piel, queratitis, conjuntivitis o incluso cataratas.

La capa de ozono de la estratosfera protege contra este tipo de radiación, pero en los últimos tiempos los científicos han observado una variación en el espesor de esta capa, señalando una disminución en dicho efecto protector.

En cuanto al espectro de ondasvisibles,una intensidad luminosa excesiva disminuye la comodidad de la visión.

La luz azul, de menor longitud de onda y por tanto mayor energía, puede provocar deslumbramientos si es muy intensa, disminuyendo la capacidad de distinguir colores y contrastes.

En determinadas circunstancias, el deslumbramiento se acentúa por efectos multiplicadores de la luz por reflexión, como sucede en alta montaña, la nieve, el mar… Además, una radiación visible intensa generalmente va acompañada también de radiaciones ultravioleta e infrarroja, con sus consiguientes efectos negativos.

El simple hecho de colorear una lente ya disminuye la intensidad luminosa.

Sin embargo, una gafa de sol que, debido a su color, únicamente disminuya la intensidad luminosa visible sin proteger contra los UV, es más peligrosa que no llevar nada: la pupila, que se dilata y contrae como mecanismo de defensa contra una intensidad luminosa excesiva, se dilataría, engañada por la “protección” de la lente, dejando paso a una mayor cantidad de radiaciones UV.

Por su partelos infrarrojos (IR), pueden producir daños en la córnea y en la conjuntiva, por efecto térmico.

También pueden dañar al cristalino, produciendo cataratas, o trastornos visuales en la retina. Sin embargo su incidencia sobre la visión es menor que en el caso de la radiación UV.

La elección de una gafa de sol debería venir determinada principalmente por el uso al que se va a destinar.

Para ello existen varios factores básicos a considerar, tales como el tipo de filtro (Ver Tabla I), o el color del cristal, que afectan a la luminosidad y al tipo de radiación que nos va a llegar.

Otros criterios de selección atañen al diseño de la montura, dejando aparte los puramente estéticos: ésta no ha de ser demasiado pequeña (por implicar lentes de tamaño pequeño), ni deben quedar alejadas del rostro, ya que esto permitiría una mayor absorción de radiación ultravioleta, proveniente de los laterales.

Elección de sacos de dormir.

EL PLUMÓN
La naturaleza nos provee de insuperables materiales aislantes. El plumón que mantiene abrigados a los patos y a los gansos, tan liviano que les permite volar, reúne las mejores propiedades : máximo abrigo y poco peso.
El duvet (down) es un plumaje  que forma la capa interna de protección en las aves acuáticas, y consiste en suaves plumas  de filamentos livianos, que crecen sin la cánula que tienen las plumas más grandes, este tipo de pluma suele sacarse del pecho de las aves.
La calidad depende de la  cantidad de duvet en su composición, cuando la calidad es inferior puede contener además un gran porcentaje de plumas y filamentos sueltos que no poseen buena  capacidad de abrigo, suavidad y capacidad de compresión ni de expansión (loft) del duvet más puro.
Muchos fabricantes del mercado americano y europeo están publicando el relleno o fill power del duvet que utilizan. Fill power es el volumen en pulgadas cúbicas (1 pulgada cúbica = 16,38 centímetros cúbicos) ocupado por una onza (28,35 gramos) de plumón, cuando alcanza su máxima expansión o loft.
Los resultados de estas mediciones ofrecen una guía relativa de la performance de la pluma:

Menos  de 550 pulgadas cúbicas(CUIN), la calidad es pobre;
Entre 550 y 600, la calidad es media;
De 600 a 650, muy buena
De 700 o más, excelente.
De 800 pulgadas cúbicas (CUIN) es una medida poco frecuente, pero de calidad excepcional.

 AISLANTES SINTÉTICOS
Los mejores rellenos sintéticos están hechos de diferentes tipos de fibras de poliéster, formadas por hebras cortas o filamentos continuos.
Las fibras de hebras cortas tienen mayor compresibilidad y su composición es más liviana, y las de  filamentos continuos son más duras y poseen un hinflado superior.
Los principales aislantes sintéticos son :
El Hollofil producido por la firma DUPONT, está constituido por fibras de poliéster dacrón, con núcleo hueco, que las hace más livianas y aumenta su capacidad de aislación con respecto a las fibras sólidas.
El Hollofil II tiene 4 tubos huecos microscópicos en su interior, y el Quallofil, posee 7 tubos, resultando una fibra más aislante, liviana y comprimible.
El Microloft posee una hebra corta, también fabricada por DUPONT, 5 veces más delgada que un pelo humano, suave, compresible y ligera.
El Thermolite Extreme, de DUPONT, es el aislante más resistente que ofrece esta marca, compuesto por una estructura de 3 fibras de poliéster. Estas características aseguran la mejor capacidad de abrigo, un mayor loft y durabilidad.
El Polarguard es un aislante sintético producido por HOECHST CELANESE, está hecho 100 % con poliéster de fibras de filamento continuo y es uno de los aislantes originales más duros.
El Polarguard HV es un 20% más liviano, debido a su núcleo hueco, mientras que el modelo 3D , está fabricado con microfibra de hebra continua, de sección triangular curvada y con un núcleo también triangular. Es el último producto desarrollado por HOECHST CELANESE, el más abrigado un 40% más liviano que el polarguard y mucho más resistente.
El Primaloft, de ALBANY INTERNATIONAL, hecho en microfibras de poliéster de hebra corta, muy delgadas, con muy buena resistencia a la humedad, buen hinflado  y buena compresibilidad.
El Primaloft II es una versión desarrollada del mismo fabricante, mejora las caracterís-ticas más destacables de esta línea y es sumamente liviano, una propiedad que caracteriza a los productos elaborados con hebra corta.

LOS RANGOS DE TEMPERATURA
La sensación de frío es variable de persona a persona, y por consiguiente, por ello es  difícil indicar valores comunes de temperatura. Además de pruebas en vivo como las efectuadas en cámaras frigoríficas o ámbitos naturales, se  implementandan con direfentes  tests de laboratorio en busca de mediciones más exactas.
De este modo, se puede decir que hay  2 niveles de tolerancia: EXTREMO y CONFORT, que sirven de referencia para producir los sacos dormir según la norma NFG08-013, propuesta como parámetro oficial europeo con el fin asignar las temperaturas adecuadas para el uso correcto de los sacos de dormir.
La elección no es fácil, porque no solamente hay diferencias importantes de sensibilidad a nivel de temperaturas en diferentes personas, sino que uno mismo puede reaccionar de forma  distinta dependiendo de las  circunstancias como  temperatura exterior y la propia sensibilidad, del estado físico general, grado de fatiga y alimentación, de la aislación con respecto al suelo (Una colchoneta aislante es fundamental), de la ropa para dormir que se lleve, de la humedad ambiental y de la protección contra el viento.

CONSTRUCCIÓN DE LOS SACOS DE DORMIR
El principal propósito del revestimiento en los sacos  de dormir es mantener el relleno en su lugar, evitando las zonas frías en la fabricación de los mismos. Estas zonas frías suelen encontrarse donde la tela exterior se cose al forro interior . En estos puntos, el material aislante puede ser inexistente o estar muy comprimido, reduciendo la efectividad del saco.
Debido a las diferencias entre los rellenos naturales y sintéticos, se usan distintos métodos de construcción.
Los tejidos que forman el forro exterior e interior de los sacos de dormir deben ser livianos, transpirables, resistentes, fuertes, lo más resistentes al agua posibles.

Para lograr estas condiciones se emplean taffetas de nylon y poliéster,  con la finalidad de mejorar la resistencia al agua, se aplica al tejido exterior una membrana.
Para frío seco y temperaturas extremadamente bajas, la pluma es el mejor  producto natural para mayor rendimiento.
Gracias a su inmejorable capacidad de abrigo y relación a la relacción  peso y volumen  (Se comprime excelentemente). La  desventaja más importante es la merma de su capacidad isotérmica bajo condiciones de alta humedad, así también como la gran cantidad de tiempo necesario para su secado.
En condiciones de uso prolongado, en zonas húmedas o húmedas y frías, las fibras sintéticas muestran cualidades ventajosas con respecto a la pluma. Con una  absorción mínima de humedad y gran capacidad de secado rápido, convierten a este tipo de sacos en los idoneos para lugares húmedos.
CARACTERISTICAS DE LOS SACOS  DE DORMIR:
La capacidad térmica, el peso, las dimensiones de llos sacos de  dormir dentro de la bolsa de transporte y su forma, son criterios determinantes que debemos tener en cuenta en el momento de elegir una bolsa de dormir.
La capacidad térmica, está determinada fundamentalmente por las siguientes características:

  • El espesor de la capa aislante y su calidad.
  • El tipo de construcción (alveolar, etc.)
  • Los detalles técnicos (collarín, forma de la capucha, aislamiento de la cremallera, etc.)

Estos 3 factores determinan en gran medida las capacidades caloríficas del saco de dormir, aquellas que permiten acumular con efectividad aire caliente en su interior.
El enemigo de este calor acumulado, no es solamente el frío, sino también la humedad. Incluso en un clima seco, se produce humedad durante el sueño, la cantidad varía de una persona a otra según su constitución física, así pues, la sensación de frío está ligada entre otros factores aparte de la temperatura, a la humedad.
El volumen dependerá de la compresibilidad del relleno así como del espesor de los tejidos,
Cuanto más pequeña sea el saco plegado más sitio habrá en la mochila para transportar otras cosas. La relación óptima volumen-capacidad calorífica es uno de los grandes objetivos de cualquier  fabricante.

PESO

El material de montaña moderno se caracteriza por su funcionalidad, su resistencia y su ligereza.  Trescientos o cuatrocientos gramos más o menos a la espalda, no es un tema sin importancia durante trekking de muchos días o en actividades de mucha dificultad.
En la fabricación de los sacos  el relleno debe tener un peso específico muy bajo, los tejidos interiores y exteriores deben ser elegidos no sólo por la resistencia al rozamiento establecida por los tests, sino también en función de su peso por metro cuadrado. Se trata pues de realizar, a partir de cada material empleado una relación ideal entre la capacidad térmica, el volumen y el peso. Por tanto se debe decidir qué es lo más importante, y valorar en el momento de elegir la bolsa de dormir el factor que se considera determinante.
Es importante tener un poco de libertad en los movimientos dentro del saco , esto no solamente aumenta el confort, sino también el aislamiento.Los nuevos sacos se están fabricando con materiales elásticos con lo que se consigue  un aumento de tamaño de hasta un 25 %. Estuidos recientes comentan que alrededor del 70% del conjunto de la

TEMPERATURA

Las temperaturas mínimas de las que es capaz de aislar un saco, dependen en gran parte del metabolismo de cada persona y de su resistencia en general al frío.
En consecuencia, es esencial que cada uno busque el saco  que más le convenga según su sensibilidad y las condiciones de temperatura de uso que prevea. No solamente hay diferencias importantes de sensibilidad a nivel de temperaturas entre diferentes personas, sino que una misma persona puede reaccionar de forma muy distinta durante una utilización del saco en dias diferentes. Esto depende de los siguientes factores:

  • De su propia sensibilidad al frío.
  • Del hábito a dormir en saco de dormir.
  • Del estado físico general.
  • De las condiciones del día, fatiga, alimentación, etc.
  • Se resiste mejor el frío estando seco y limpio al acostarse que estando cansado y sin posibilidad de lavarse.
  • De la temperatura exterior, por supuesto, pero también de la humedad.
  • De lo bien aislado del suelo que se esté, por eso un buen aislante es fundamental.
  • De la ropa interior, calcetines, gorro que se lleve, éstos aumentan el confort y en consecuencia la calidad del sueño.
  • De lo protegido que se esté del viento, incluso una leve brisa hace que lel saco pierda gran parte de sus prestaciones.

¿Cómo encontrar lun saco de dormir idóneo en lo que se refiere a las temperaturas?.
No existe un saco de dormir válido para  todas las circunstancias y para todas las temperaturas. Es muy importante conocer las condiciones de uso, así como las condiciones climáticas en las que preveemos que vamos a usarlo.
No hay un saco polivalente  para todo el año: un saco suficientemente caliente para el invierno, es excesivo para el verano, así como bastante pesado para su transporte.
Para un uso estival hay que utilizar sacos  cuya temperatura de confort ronde los  0ºC ya que incluso en verano puede hacer frío y humedad. Por eso debemos tener en cuenta un cierto margen en las temperaturas a la hora de escoger el saco .

Los sacos de dormir para verano no es necesario que sean sofisticadas en cuanto a construcción, pero una cremallera lateral es indispensable  ya que nos permitirá abrir completamente el saco  y poder utilizarlo como manta. Los modelos ultraligeros son extraordinariamente compactos, ligerísimos y con prestaciones verdaderamente adecuadas para ser utilizados en viajes, refugios, en climas no muy fríos etc..
Para un uso intermedio en montaña, conviene elegir sacos  cuya temperatura de confort llegue hasta -10ºC. deberán tener una buena construcción, collarín térmico, bandas de protección en las cremalleras, etc..

Para condiciones invernales extremas son mejor los sacos  cuya temperatura de confort llegue hasta -20ºC.Deberán tener una construcción bien diseñada, materiales de relleno, tejidos y demás soluciones técnicas deben ser irreprochables. No conviene arriesgarse es mejor elegir sacos de dormir de marcas absolutamente conocidas y consolidadas en el mercado, a -15ºC cualquier punto frío en la construcción se hace muy patente. Para condiciones realmente extremas deben sacos cuya temperatura extrema alcance, al menos -40ºC.
¿Pluma o fibra sintética?

Para frío seco y temperaturas extremadamente bajas, la pluma es un producto natural de rendimiento incuestionable. Sus grandes ventajas son su peso y un volumen de transporte pequeño. La desventaja más importante de la pluma es la merma de su capacidad isotérmica bajo condiciones de alta humedad, así como al elevado tiempo necesario para su secado.
En condiciones húmedas, o húmedas y frías, las fibras sintéticas muestran cualidades mucho más ventajosas que la pluma.
La absorción mínima de la humedad, el aislamiento isotérmico relativamente elevado en condiciones húmedas, y el hecho de poder secarse en poco tiempo son las ventajas más importantes de las fibras sintéticas.
Respecto a los sacos  de dormir con relleno de pluma, las fibras sintéticas son más pesadas y voluminosos.

FUNCIONAMIENTO DE LOS SACOS DE DORMIR
En un saco  de dormir la pérdida de calor, puede producirse de cuatro formas diferentes: evaporación, radiación, conducción y convección.
Con la evaporación la humedad en la superficie de la piel o del saco  de dormir, se evaporan y producen  sensación de frío. La ropa interior super transpirable tipo COOLMAX permite paliar en gran medida ese fenómeno.
Radiación,por el hecho natural de estar vivo, el cuerpo humano irradia constantemente calor hacia el exterior, tanto más cuanto más fría es la atmósfera que rodea el cuerpo.
La mejor forma de reducir este desperdicio de calor, es aislar el cuerpo del exterior con una capa de aire . Esto se obtiene con un relleno capaz de realizar un “inflado” máximo.Siempre  se ha dicho que el aire es el mejor aislante.
La conducción es el paso del calor entre dos cuerpor u objetos que se están en contacto. El objeto más caliente transfiere calor al más frío.
Nosotros calentamos con el calor de nuestro cuerpo todo lo que tocamos con la piel. Por esto es necesario  utilizar siempre una buena colchoneta aislante, las ideales son las colchonetas autoinflables . Cuidado con las clásicas esterillas de poca calidad, ya que están muy por debajo de las prestaciones que ofrecen colchonetas actuales igual o más ligeras.
Con la convección el aire calentado por el cuerpo tiende a escaparse, un nuevo aire frío ocupa su lugar y enfría el cuerpo. La pérdida de calor, depende de la temperatura y de la rapidez con la que el aire nuevo llega. Un collarín bien ceñido, impide la convección. Los días con viento, se produce una convección importante y resulta recomendable utilizar una funda de vivac para obstaculizar su acción. Cuando hace mucho calor, la convección permite obtener un frescor agradable. En estos casos, bastante normales, detalles de construcción de un saco como una buena cremallera lateral, son fundamentales y aumentan en gran medida la polivalencia del mismo.
No es el saco  lo que calienta, uno mismo es quien calienta el saco con la temperatura del cuerpo.
La función de los sacos consiste  en ralentizar la pérdida de calor del cuerpo.

FORMAS DE LOS SACOS  DE DORMIR Los sacos  rectangulares son muy espaciosos y muy confortables si los utilizamos para dormir en zonas muy cálidas, podemos abrirlos completamente y utilizarlos como una manta. Se utilizan fundamentalmente para camping en verano, para dormir en el coche, en la caravana, cortijos…etc. No son indicados para un uso en la montaña propiamente dicho, aunque pueden ser útiles en casos concretos.
Los de tipo momia en lo que  se refiere al aislamiento y otras propiedades, es la forma más eficaz. Los sacos con esta forma puede fabricarse más ligeros y con un volumen menor.
De las rodillas para abajo son más estrecho, con el  fin de tener menos volumen de aire para calentar y la zona no debe ser demasiado justa a fin de que los pies no compriman demasiado las capas aislantes y pierdan calor. Una forma trapezoidal de esa parte es ideal.
Una forma tipo momia óptima, debe tener más o menos la misma anchura desde los hombros hasta la cadera y sólo a partir de ésta, y hasta los pies, debe ir estrechándose progresivamente en forma en V.
Otros detalles importante en la de construcción de los sacos es el collarín.  Para sacos de dormir pensados para temperaturas inferiores a -5ºC, un collarín aislante es indispensable para evitar la pérdida de calor por convección, sobre todo de la espalda. Conviene que pueda cerrarse por medio de un cordón o algún medio similar. Las cremalleras deben ser de alta calidad para soportar bien las tensiones, la suciedad, el desgaste y el frío. Es importante que puedan abrirse en los dos sentidos (por arriba y por abajo) para poder airear los pies cuando hace demasiado calor.
Normalmente sacos  de una misma marca utilizan cremalleras similares, y es posible unirlasentre ellas. Hay que tener cuidado al  comprar los sacos teniendo en cuenta que puedan unirse, mirar que tengan cada uno la cremallera en distinto lado, uno en el izquierdo y otro en el derecho.
Las cremalleras no deben constituir un punto débil en cuanto al aislamiento de los sacos, por eso deben recubrirse con bandas protectoras  en función de las pretensiones de cada saco.
Los sacos  de verano o más simples, una simple banda sin aislar suele ser suficiente en temperaturas superiores a +5ºC de aquí hacia abajo las bandas aislantes se van sofisticando para conseguir un aislamiento homogéneo en todoel saco.
La forma de la capucha, es algo esencial para la funcionalidad de los sacos de dormir, los sacos de verano, pueden tener una capucha  abierta y  amplia. Pero para los sacos que también tienen que proteger la cabeza cuando se duerme por debajo de los 0ºC, es conveniente escoger una forma de capucha totalmente preformada.

ALGUNOS CONSEJOS SOBRE LOS SACOS.
Conviene utilizar siempre una buena colchoneta aislante bajo el saco, lo que protege del frío, de la humedad y de la suciedad del suelo.
Una funda de vivac mejora también las prestaciones de los sacos y la protege de los roces y la suciedad. Una saco-sábana aumentará el confort térmico del saco y el bienestar dentro de él. Los sacos-sábana se adapta a la forma del cuerpo y constituye una capa aislante suplementaria al disminuir el efecto convección, con esto también evitamos ser lavada tan frecuentemente.
Es muy importante airear los sacos  después de cada uso, antes de introducirla en su funda, lo ideal sería dejarla secar un rato al sol. (sobre todo en los de pluma)
Al introducir el saco en su funda, no se debe de enrollar, sino introducirle siempre de forma distinta, embutiéndolo.
Si no se duerme en tienda de campaña, se debe buscar un emplazamiento protegido del viento y utilizar una funda  vivac. Un hueco  en la nieve puede ser también una buena protección. Una buena colchoneta aislante es indispensable. La pérdida de calor por conducción que se efectúa por la parte inferior de los sacos es enorme.
 

Consejos para mantenimiento de los  sacos:

  • Deben de  estar siempre secos, evitar tocar objetos mojados o introducirse húmedo o mojado en el mismo. Meterse en el saco cuando todavía se conserva calor (No cuando se esté destemplado. Tomar si es posible una cena caliente, beber suficientemente, la deshidratación aumenta mucho la sensación del frío. o incluso hacer unos ejercicios, flexiones antes de introducirse en el saco.
  • Los sacos  de dormir es una parte importante del equipo muy personal, no debería prestarse jamás.
  • No es bueno para el relleno, conservar el saco de dormir mucho tiempo comprimido dentro de la funda de transporte. Cuando no se utiliza se la debe mantener guardada en una funda protectora grande, encima de un armario o  donde pueda estar lo ms extendidó posible. Esto permitirá al saco conservar todas sus propiedades de hinchado durante largo tiempo.
  • Consejos sobre el lavado si es posible, se aconseja utiilizar una funda interior (saco-sábana), esto permite proteger el saco y evita tener que lavarlo tan a menudo aumentando su vida útil.
  • En ningún caso se debe lavar en seco, lo ideal sería en lavadora a 30ºC con un programa de tejidos delicados, utilizando exclusivamente detergentes para tejidos delicados o mejor aún detergentes específicos para pluma, gore u otros. Se aconseja  poca cantidad de jabón, menos de lo que indican las instrucciones. Despues se debe de escurrir rápidamente y dejar secar al aire (mejor a la sombra). No es recomentable es secado en secadora.

Elección de frontales

Intensidad y Alcance:

La elección de los frontales se basa a la intensidad y alcance de su luz.

Para medir la intensidad de la luz que estos emiten se utilizan la medida de referencia Lumens.

Los lúmenes hacen referencia a la cantidad total de luz emitida en cualquier dirección de una fuente de luz, es medido en un laboratorio con la ayuda de una esfera que mide dicha luz.

Esta medida es complementaria con el alcance de la luz emitida, puesto que dos fuentes de luz pueden iluminar con el mismo alcance pero con intensidades distintas.

Tanto la intensidad como el alcance disminuyen cuando la energía de las baterías se reduce.

La intensidad y alcance indicado en los frontales es la máxima en el modo más intenso y con unas baterías nuevas.

Equivalencias de Lúmenes:

Luz de una vela: 10 lúmenes

Tikka plus 2 (Modo máximo): 50 lúmenes

Duo Led 14(Modo máximo): 67 lúmenes

Iluminación de una vivienda: 100 a 200 lúmenes.

La intensidad y alcance de la iluminación puede ajustares variando dos parámetros:

La amplitud del foco de luz:

Amplia o focalizada. Normalmente los frontales utilizan una de las formas, algunos más técnicos ofrecen la posibilidad de alternarlos.

El nivel de iluminación:

Generalmente todos los frontales ofrecen varios modos de iluminación: Máxima, Óptima y Económica.

Frontales con regulación electrónica:

Este tipo de frontales tienen un mecanismo electrónico de control y regulación que consigue mantener una iluminación con una distancia estable y constante durante un tiempo concreto.

Este alcance está detallado en la información del rendimiento del frontal.

Cuando la energía eléctrica disponible no es suficiente, la regulación automáticamente se para.

En este momento la intensidad de iluminación disminuye hasta una intensidad de luz de emergencia / supervivencia, dando un tiempo suficiente para cambiar las baterías.

Frontales tipo Led:

Los Led (diodo emisor de luz), o diodos electroluminiscentes, son componente optoelectrónicos diseñados para emitir luz.

Características:

Al conrario que las bombillas normales, no utilizan filamento.

Consumen menos electricidad y tiene una vida útil mayor que las bombillas corrientes.

Los Led ofrecen multitud de formas y colores.

Los dos tipos de Leds más frecuentes son:

  • Cilíndrico de 5 mm de diametro
  • Led de Alto Rendimiento

Consumo electrico:

Al contrario que las bombillas convencionales, los Leds tienen un consumo electrico menor. Esto aumenta la autonomía.

Utilizar los dististos niveles de iluminación ayuda a optimizar el consumo electrico.

Al elegir la intensidad de iluminación, la intensidad de luz puede ser adaptada para la actividad y la autonomía necesaría.

Brillo e intensidad:

Los Leds no son generalmente tan brillantes como las bombillas convencionales.

Su brillo desciende cuando las baterías pierden fuerza.

El brillo se puede incrementar de dos maneras:

Aumentando el número de Leds en el mismo frontal

Utilizando un sistema electronico para incrementar la intensidad de forma temporal: Modo Turbo

Color de la Luz:

Para ciertas actividades, como la caza o la pesca, una luz de color puede ser útil para una iluminación discreta o para mantener la iluminación natural de la luna, muy útil para alpinismo y senderismo.

Se consigue gracias a filtros o leds adicionales de distintos colores.

Lentes y reflectores:

Las lentes son elementos esenciales en la iluminación.

Permiten al focalizar la luz emitida de las diferentes fuentes de iluminación como bombillas incandescentes convecionales, tubos fluorescentes o los Leds.

Las lentes pueden ser fijas o ajustables y permitir adaptar el rayo de luz a las necesidades de la actividad.

Los reflectores funcionan como los espejos, reflejando la luz en una determinada dirección.

Tanto los parabólicos o planos, los reflectores disponen de una superficie interior reflectante con una apariencia de espejo.

Las lentes están fabricadas en plástico o cristal y son hechas de manera compacta para reducir el volumen de los frontales.

Dependiendo de la forma, pueden concentrar como difundir los rayos de luz.

Según la fuente de iluminación disponen de reflectores (bombillas incandescentes convencionales) o de lentes (Leds)

Los Leds de alto rendimiento emiten luz en una esfera de 180 grados, las lentes consiguen focalizar estos rayos hacia delante, en un ángulo determinado.

Estas lentes consiguen optimizar la eficiencia.
Reflectores:

Los frontales equipados de una bombilla incandescente convencional disponen de un reflector que concentra la luz que emiten hacia delante, especialmente a los rayos que salen hacia los laterales y la parte posterior de la bombilla.

Se utilizan para minimizar las pérdidas de luz por las imperfecciones del filamento, la calidad del cristal de la bombilla o la presencia de varias fuentes de luz. Los reflectores generalmente están protegidos por una lente.

 

Lentes difusoras:

Algunos frontales están equipados de una segunda lente móvil, estos frontales tiene un leds de alto rendimiento que emiten un rayo de luz muy potente estrecho y focalizado, para iluminar a gran distancia. Para ajustar esta iluminación a situaciones donde requieren una iluminación periférica, se utiliza esa segunda lente difusora móvil.

Elección de arneses

La elección del arnés, esta determinada por la actividad que vayamos a realizar con el.

Podemos clasificar las actividades en varios grupos y destacar sus características principales

Iniciación a la escalada, grupos y rocódromos:

Alta resistencia al desgaste por roce (correas anchas), ajuste rápido, seguro y polivalente (hebillas rápidas y ajuste con mucha amplitud)

Encordamiento simple y resistente al desgaste (un solo punto de encordamiento reforzado)

Poca distribuición de peso y sin acolchado (no están diseñados para soportar caídas frecuentes o colgarse de ellos)

Ausencia o pocos portamateriales (diseñados para actividades donde se necesita poco o nada de material)

Escalada deportiva:

Resistencia a las caídas y ajuste seguro y eficaz (hebillas de precisión y rápidas)

Distribuición de peso y acolchado óptimo (diseñado para soportar grandes caídas y frecuentes)

Encordamiento doble más seguro y para una buena distribuición de pesos, además del anillo para asegurar

Múltiples anillos portamateriales (diseñados para actividades que necesitan mucho material)

Escalada de todo tipo y alpinismo:

Tienen un acolchado amplio y muy cómodo (concebidos para colgarse de ellos frecuentemente y recibir numerosas caídas)

Zonas reforzadas para soportar el desgaste por roces y caídas.

Disponen de un ajuste muy amplio (para poder ser utilizados con pantalones y sobrepantalones)

Dotados de múltiples anillos portamateriales y enganches para mosquetones de “extensión” (concebidos para actividades que requieren mucho material)

Encordamiento doble más seguro y para una buena distribuición de pesos, además del anillo para asegurar

Resistencia a las numerosas caídas, a fuertes caídas y al desgaste por roce.

Alpinismo ligero y esquí de travesía:

Priman la ligereza, reduciendo acolchados, resistencia al desgaste y caídas y volumen de cintas (no diseñados para soportar caídas frecuentes ni desgaste por roces)

Los cintas suelen ser muy finas y en ocasiones trasnpirables.

Son arneses que no son recomendables para escalada deportiva ni otros tipos de escalada, son una medida mínima de seguridad, no concebida para fuertes caídas ni frecuentes y su desgaste por roce o uso es muy rápido.

Barrancos y Espeleología:

Prima la resistencia al desgaste por roce y por suciedad / humedad.

Correas muy anchas, sin acolchados, con ajustes rápidos y muy fiables.

Poca distribuición de pesos y único punto de encordamiento paralelo al cuerpo para facilitar las maniobras con elementos de frenado y progresión específicos de estas actividades. (no concebidos para soportar caídas)

Frecuentemente disponen de una “culera” para proteger tanto el arnés como el pantalón o neopreno de arrastrarse o sentarse por el suelo.

Pocos anillos portamaterial (no ideados para actividades que requieren mucho material)

Trabajos verticales:

Prima el ajuste y la comodidad, tienen acolchados y cintas muy anchas, para una comodidad máxima (concebidos para colgarse mucho tiempo de ellos)

Máxima resistencia al desgaste por roce y por suciedad, incluso a ciertos productos químicos (comunes en los trabajos verticales)

Ajustes rápidos, muy seguros y fiables y con amplitud de ajuste, para una máxima comodidad.

Son frecuentemente arneses integrales, combinados o más altos que los normales, para proteger el cuerpo en caso de una caída en cualquier posición

Frecuentemente tienen distintos puntos de anclajes, muy reforzados y seguros (principalmente parte anterior de la cadera y parte alta de la espalda)

Su relativo inconveniente es el peso bastante superior al resto de arneses.

Elección de mochilas

Para elegir una mochila, el primer elemento a tener en cuenta, es la capacidad de la mochila, se pueden clasificar en tres categorías:

Hasta 25 Litros:

Recomendables para pequeñas excursiones o desplazamientos con poco material.

Desde 26 hasta 50 Litros:

Recomendables para excursiones de un día o varios, o desplazamiento con bastante material.

A partir de 50 Litros:

Recomendables para excursiones de varios días o trekking, que requieren transportar mucho material, o para viajes de “mochileo”

Exigencias Técnicas:

Las diversas funciones que debe de cumplir una mochila se ven mas o menos afectadas según el tipo de actividad, pero en general a todas les afectan de alguna manera, las principales son:

Transpirabilidad:

Una mochila convencional, se apoya directamente sobre la espalda y al ser un tejido poco transpirable ni ventilado, impide la transpiración natural de la espalda, por lo tanto una mochila adecuada es aquella que permite una buena transpiración de la espalda.

Esto se consigue con distintos mecanismos:

Canales de aireación:

Consiste en una espalda acolchada la cual tiene zonas sin acolchado a modo de canal, para que el aire pase y permita transpirar.

Acolchado hueco:

Consiste en un acolchado que está formado por fibras rígidas, a modo de “estropajo” hueco y poroso que permite la transpiración.

Malla de aireación:

Consiste en una malla de aireación tensada con la  estructura rígida de la mochila, a modo de arco de tensión, para separar la estructura de la mochila del cuerpo, el apoyo se produce sobre la malla que permite una transpiración ideal y esta distribuye el apoyo sobre la estructura de la mochila alejándola del cuerpo y permitiendo el flujo libre de aire. Se trata de una tecnología ideal, además por que se produce un apoyo perfecto en el que no notamos las aristas y elementos duros que llevamos en la mochila.

Sujeción lumbar:

La sujeción con un cinturón lumbar no solo aporta un ajuste más estable y cómodo sino que además consigue liberar peso de los hombros para cargarlo sobre la cadera, de hecho se recomienda que el apoyo del peso se realice a un 60-70% en cadera y 40-30% hombros, teniendo un apoyo estable en todo momento.

Sujeción pectoral:

La sujeción con un pequeño cinturón desde cada una de las “asas” de la mochila consigue un ajuste más cómodo, estable y seguro, consiguiendo que las “asas” no tiendan a desplazarse hacia el exterior del cuerpo.

Apertura frontal:

La apertura por la parte delantera de la mochila agiliza el acceder a cualquier objeto, puesto que la apertura superior, es frecuentemente lenta y trabajosa.

Correas de compresión:

Consiguen ajustar y reducir el volumen, para conseguir que la mochila cuando no esté cargada al completo, poder ajustarla para evitar que el contenido no oscile y se mueva dentro de la mochila.

Protección dorsal:

Algunas mochilas tienen una protección dorsal rígida, pero que permiten una movilidad amplia, para proteger la columna vertebral y la espalda de posibles golpes por caídas en deportes de riesgo, como el ski, mountain bike…etc.

Funda impermeable:

Algunas mochilas vienen provistas de serie con la funda impermeable, necesario para la lluvia, para evitar que la mochila se moje y sobretodo su contenido. Esta funda se puede conseguir por separado.

Apertura bolsa de agua:

La mayoría de las mochilas actuales incorporan una apertura en la parte superior, para poder pasar el tubo de la bolsa de agua, además de un doble fondo en la parte interior dorsal, para albergar dicha bolsa de agua o “Camel back”

Cintas porta-material:

Las cintas exteriores permiten portar diversos materiales, que son imposibles de llevar en el interior y que recurrimos a veces a llevarlos en la mochila, como los piolets, bastones, esquís, cascos, material duro de escalada…

Regulación de los tirantes:

Además de la regulación tradicional de los tirantes de hombros, una opción generalizada en las mochilas, es la regulación de la “talla”, consiste en un ajuste integral de los tirantes respecto de su unión con la estructura, que puede desplazarse para ajustar la distancia entre tirantes y cinturón.

Proporcionan un ajuste óptimo, cómodo y seguro.

Estructura:

Consiste en el “bastidor o chasis” de la mochila, generalmente de algún materia rígido, se considera algo esencial, para mochilas de tamaño medio y grande, mientras que en mochilas muy pequeñas se puede carecer del mismo.

Consiguen transmitir el apoyo del cinturón lumbar y hacer de la mochila un elemento estable y cómodo.

Evitan la molestia típica de las mochilas simples convencionales que se pegan a toda la espalda y oscilan con el movimiento, además de las de rejilla permiten que este sistema funcione y nos evite el contacto con el contenido de la mochila, a veces doloroso e incómodo

Elección de Calcetines:

Para la elección de los calcetines las normas generales a seguir, se fundamentan en las primeras y segundas capas.

Sin embargo no es recomendable utilizar doble calcetín, por lo que encontramos calcetines que cubren las funciones de la primera capa y otros que cumplen principalmente los de la segunda capa aunque también los de la primera.

Por tanto la primera elección será determinar si el uso que les daremos será en climas cálidos o fríos, siendo recomendables los de primera capa para el frío y los de segunda par el frío.

La segunda elección será la talla, la cual suele ser algo problemática, puesto que los fabricantes suelen agrupar todas las tallas de pies, en tan solo 3 o 5 tallas (S-L o XS-XL) de calcetines, produciendo pequeños desajustes para aquellas tallas que se encuentran en los límites de estas tallas agrupadas, por lo tanto para los números inferiores de estas tallas agrupadas, los calcetines tienden a quedar holgados y al contrario, en los números superiores tienden a quedar demasiados ajustados.

De todas maneras siempre es mejor que los calcetines queden ajustados, puesto que evitan la formación de arrugas, las cuales producen roces y ampollas.

Habrá que tener en cuenta que las fibras naturales tienden a encoger y las sintéticas ligeramente a agrandarse por el uso.

Además las características que todo calcetín debe de poseer será:

  • Protección contra roces.
  • Ajuste en el empeine, talón y tobillo.
  • Amortiguación en metatarsos y talón.
  • Puntera y talón reforzado contra el desgaste.
  • Fibras sintéticas transpirables y que no absorban humedad.
  • Zonas de aireación

Por tanto un buen calcetín es aquel que combina dichas características según las zonas del pie donde las necesidades y exigencias son distintas.

Si la fibra recomendada es la sintética, existen calcetines de segunda capa que utilizan fibra natural, en concreto, la lana.

La lana tiene un gran poder térmico, quizás el mayor de las fibras naturales, sin embargo absorbe humedad y su capacidad térmica se ve ligeramente afectada por dicha humedad.

Hoy en día estos fabricantes han recurrido a la combinación de las fibras naturales de la lana con otras fibras sintéticas para aprovechar la capacidad térmica y evitar la absorción de humedad.

Respecto de las fibras sintéticas utilizadas, las más comunes son el poliéster y la poliamida.

Poliéster:

Generalmente utilizado en camisetas y tejidos técnicos y en forros polares.

El coolmax utiliza un acabado hueco de la fibra que facilita la expulsión del sudor hacia fuera, ideal para actividades intensas sobre todo en verano.

Poliamida-Nylon:

Tiene una gran resistencia mecánica al desgaste, a la tracción, a la abrasión, sin embargo tiene poca transpirabilidad, por lo que se suele utilizar como complemento de otros tejidos en zonas puntuales de carga mecánica.

Spandex, Elastan, Lycra:

Aporta propiedades elásticas al tejido, al mezclarse con otras fibras permitiendo que el tejido se adapte al cuerpo, aportan gran movilidad, aerodinámica y comodidad.

Tratamientos:

Además a las fibras sintéticas se le pueden aplicar tratamientos que incluyen entre sus ventajas la resistencia a la humedad, a las manchas, olores, a los roces (Nano Glide de Salomon: fibras sintéticas recubiertas de teflón, para mejor deslizamiento)…

Elección de Guantes:

La elección de los guantes se fundamenta igualmente en la de las capas, si bien en los guantes no es recomendable utilizar más de dos capas.

La razón principal es la diferencia en el tacto, comodidad y libertad de movimientos.

Podemos clasificar los guantes en tres tipos:

Protección mecánica:

Son utilizados en trabajos verticales, escalada, descenso de barrancos, espeleología… su función principal es la de proteger de roces y elementos punzantes o ásperos.

Frecuentemente son de cuero, puesto que demuestra ser uno de los tejidos más resistentes y con un tacto agradable.

Protección térmica o segunda capa:

Su función principal es aportar calor, corresponden a una segunda capa (la primera capa en guantes no se utiliza)

Pueden incorporar membranas, tratamientos o acabados para una protección contra el viento o agua, de todas formas siguen comportándose como una segunda capa, puesto que no suelen ser impermeables (excepto si tienen membrana impermeable)

Suelen ser los utilizados en tiempos fríos o ventosos, y suelen ser elásticos, ajustados y de tejidos poco gruesos, para permitir una libertad de movimientos muy amplia y un tacto preciso que permita la manipulación de herramientas, instrumentos de orientación o piolets y bastones.

Protección contra viento y agua o tercera capa:

Utilizados como complementos de los guantes de protección térmica o de segunda capa, en condiciones frías.

La ventaja es su protección total contra el viento o el agua (incluido la nieve), pero su inconveniente es el poco tacto que aportan, el gran volumen que ocupan y la evacuación de la humedad, que aún siendo de membrana impermeable-transpirable, tienen una transpirabilidad menor que los de segunda capa.

Estos tipos de guantes sobre todo, tienen ajuste en la muñeca y en el antebrazo, para evitar la entrada de nieve y agua, además suelen cubrir la muñeca y parte del antebrazo.

Los tejidos ideales son por tanto aquellos que sean impermeables pero al mismo tiempo transpirables, de este binomio tan complicado, se derivan las numerosas investigaciones y avances alcanzados recientemente y por tanto se explica el precio elevado de estos tejidos, principalmente para poder sufragar las investigaciones tan complejas.

Todo tejido que cumpla dicho binomio, en la actualidad tiene límites de impermeabilidad, es decir al tener la capacidad de ser porosos o evacuar la humedad desde el interior hacia el exterior, al sufrir una presión determinada por la humedad desde el exterior, llegan a un límite donde esta termina penetrando, lo que conocemos por “calar”

Para medir la impermeabilidad o la resistencia al agua de un tejido se mide con pruebas de laboratorio como la de Schmerbereg o columna de agua.

Se trata de colocar un cilindro (a modo de columna) encima del tejido y llenarlo progresivamente de agua, hasta que el agua penetre o “cale”, entonces se mide la altura del nivel de agua respecto del tejido y se aportan los resultados.

Se acepta generalmente que un tejido es impermeable cuando supera los 1000mm de agua (aunque la norma ISO establece el mínimo para la impermeabilidad en 15000mm), pero las prendas actuales consiguen unos resultados impresionante superando los 20000 mm.

Para medir la transpirabilidad de los tejidos se utiliza un test llamado RET (Resistant to Evaporation Transfer) mide la resistencia de los tejidos a dejar pasar el vapor de agua (producido normalmente por el sudor) es decir, la transpiración. Cuanto menor sea este valor, mejor es la transpirabilidad.

Para conseguir prendas impermeables y al mismo tiempo transpirables, los fabricantes recurren a diversos tratamientos:

1-Hidrofugados:

Se trata de un tratamiento de inmersión en productos químicos de los hilos y consiguen que estos no absorban agua, el resultado es una resistencia al agua muy leve, apenas 100-500 mm, por lo cual no se les considera impermeables sino resistentes al agua.

Este tratamiento se pierde rápidamente con los lavados, por lo que es necesario tratarlos de nuevo con spray hidro-repelentes o hidrofugantes con base de siliconas.

2-Deperlantes:

Se trata de aplicar un brillo, basado en un producto plástico o siliconado, que impide que el agua se pare sobre el tejido, es decir, tratan de que el agua resbale sobre el tejido y así no tenga tiempo de penetrar.

Si bien este tratamiento por sí solo no aporta una impermeabilidad sino una simple resistencia leve al agua.

Es un tratamiento muy utilizado conjuntamente con las membranas laminadas, para evitar que las gotas de agua exteriores obstruyan los poros y permitan la transpiración del tejido.

Este principio fue descubierto y está inspirado en la deperlancia natural de las plumas de los patos los cuales consiguen ser impermeables por el mismo principio.

3-Laminados:

Se trata del tratamiento estrella, utilizado generalmente con las membranas.

Consiste en adherir una lámina o membrana plástica (como el Gore-Tex, Windstopper…) que presentan una cara interior que atrae y transporta la humedad a la cara exterior que repele la humedad y evita la entrada de agua.

Tan solo existen algunos tejidos muy impermeables, como el pvc, sin embargo esa impermeabilidad es en ambos sentidos, es decir, que no transpiran tampoco por lo que no son recomendadas excepto para utilización en deportes náuticos.

Acabados de los laminados:

Las membranas laminadas consiguen ser el tratamiento estrella e ideal de los tejidos aportando una impermeabilidad alta, una resistencia al viento total y una transpiración adecuada.

Podemos distinguir dos tipos de membranas según su estructura:

3.1-Microporosas:

Se trata de una membrana con una estructura de microporos (el caso de Gore-Tex: membrana de teflón expandido o politetrafluoretileno expandido o PTFE), tan grandes como para dejar pasar la molécula de vapor de agua (700 veces + grande en el caso de Gore-Tex) y tan pequeños para impedir la entrada de la molécula de la gota de agua (20000 veces + pequeño con el Gore-Tex)

Como acabado general se hablan de capas, puesto que la membrana por sí sola es demasiado débil como para formar un tejido y por otra parte los tejidos que se adhieran a dicha membrana determinarán su rendimiento.

Lo mínimo serán 2 capas, que será tejido exterior y membrana en la parte interior, cuanto menor sea el número de capas, mayor será la transpirabilidad y menos peso tendrá la prenda, sin embargo, el deterioro y la fragilidad de la prenda se verá también aumentada.

Normalmente las prendas suelen ser de 2.5 capas, lo que quiere decir que se componen de un tejido exterior, la membrana y un forro interior que cuenta como media capa.

Y las prendas sometidas a esfuerzos, desgaste y zonas más abrutas son aquellas que tienen 3 capas, tejido exterior, membrana y tejido interior, si bien consiguen unos resultados menores de transpiración, un peso, rigidez y volumen mayor, su desgaste se minimiza y su duración se prolonga considerablemente.

El tejido exterior aporta gracias a su tratamiento de hidro-repelencia el deslizamiento de la gota de agua y por tanto evita que esta obstruya el poro, para permitir la transpiración

Este tratamiento se ve deteriorado por los lavados y por el simple uso, es por ello que tras un tiempo de utilización de la prenda y sobre todo cuando observemos que el agua penetra o cala, deberemos de volver a tratarla con un spray hidro-repelente

3.2-Poliméricas:

Se trata de tejidos que basan su funcionamiento en la estructura de los capilares o hilos del tejido, la parte interior estará constituida por hilos gruesos y poco numerosos que permiten la absorción del vapor de agua, transmitiéndolo al tejido exterior por capilaridad al ser más fino y numeroso, impidiendo al mismo tiempo que el agua lo penetre. Así permite la transpiración al ser el tejido interno hidrófobo o repelente al agua.

También se engloban dentro de este tipo de membranas aquellas que están constituidas por un proceso de encadenamiento molecular de dos elemento, uno interior que absorbe el agua (sudor) y otro que lo repele al exterior e impide que penetre el agua.

Suelen ser más elásticas y al no tener poros tienen una columna de agua mayor, sin embargo su transpirabilidad es inferior a las microporosas.(Ejemplo Sympatex)

Elección de la tercera capa:

La tercera capa es aquella dedicada a las condiciones climatológicas más adversas, lluvia, viento…

Debe de proteger a las dos primeras capas principalmente de la humedad de la lluvia.

Al mismo tiempo tiene que ser transpirable para que las dos primeras capas puedan cumplir sus funciones.

La transpirabilidad de la tercera capa, es el factor clave, el que determina la calidad de esta, algo muy a tener en cuenta puesto que el cuerpo humano en reposo produce unos 0.75 litros de agua en forma de vapor por el sudor, pero durante la actividad moderada la cifra aumente a 0.5 litros, y en actividades intensas supera el litro de vapor de agua por hora.

Normalmente es la capa con mayor inversión inicial, pero la que más agradecida será en climas adversos.

Al mismo tiempo suelen ser prendas muy duraderas, especialmente si la utilizamos exclusivamente cuando son realmente necesarias y no cuando tratemos de prescindir de alguna capa (por ejemplo utilizar una 3ª capa como prenda de abrigo de 2ª capa)

Los tejidos ideales son por tanto aquellos que sean impermeables pero al mismo tiempo transpirables, de este binomio tan complicado, se derivan las numerosas investigaciones y avances alcanzados recientemente y por tanto se explica el precio elevado de estos tejidos, principalmente para poder sufragar las investigaciones tan complejas.

Todo tejido que cumpla dicho binomio, en la actualidad tiene límites de impermeabilidad, es decir al tener la capacidad de ser porosos o evacuar la humedad desde el interior hacia el exterior, al sufrir una presión determinada por la humedad desde el exterior, llegan a un límite donde esta termina penetrando, lo que conocemos por “calar”

Para medir la impermeabilidad o la resistencia al agua de un tejido se mide con pruebas de laboratorio como la de Schmerbereg o columna de agua.

Se trata de colocar un cilindro (a modo de columna) encima del tejido y llenarlo progresivamente de agua, hasta que el agua penetre o “cale”, entonces se mide la altura del nivel de agua respecto del tejido y se aportan los resultados.

Se acepta generalmente que un tejido es impermeable cuando supera los 1000mm de agua (aunque la norma ISO establece el mínimo para la impermeabilidad en 15000mm), pero las prendas actuales consiguen unos resultados impresionante superando los 20000 mm.

Para medir la transpirabilidad de los tejidos se utiliza un test llamado RET (Resistant to Evaporation Transfer) mide la resistencia de los tejidos a dejar pasar el vapor de agua (producido normalmente por el sudor) es decir, la transpiración. Cuanto menor sea este valor, mejor es la transpirabilidad.

Para conseguir prendas impermeables y al mismo tiempo transpirables, los fabricantes recurren a diversos tratamientos:

1-Hidrofugados:

Se trata de un tratamiento de inmersión en productos químicos de los hilos y consiguen que estos no absorban agua, el resultado es una resistencia al agua muy leve, apenas 100-500 mm, por lo cual no se les considera impermeables sino resistentes al agua.

Este tratamiento se pierde rápidamente con los lavados, por lo que es necesario tratarlos de nuevo con spray hidro-repelentes o hidrofugantes con base de siliconas.

2-Deperlantes:

Se trata de aplicar un brillo, basado en un producto plástico o siliconado, que impide que el agua se pare sobre el tejido, es decir, tratan de que el agua resbale sobre el tejido y así no tenga tiempo de penetrar.

Si bien este tratamiento por sí solo no aporta una impermeabilidad sino una simple resistencia leve al agua.

Es un tratamiento muy utilizado conjuntamente con las membranas laminadas, para evitar que las gotas de agua exteriores obstruyan los poros y permitan la transpiración del tejido.

Este principio fue descubierto y está inspirado en la deperlancia natural de las plumas de los patos los cuales consiguen ser impermeables por el mismo principio.

3-Laminados:

Se trata del tratamiento estrella, utilizado generalmente con las membranas.

Consiste en adherir una lámina o membrana plástica (como el Gore-TexWindstopper…) que presentan una cara interior que atrae y transporta la humedad a la cara exterior que repele la humedad y evita la entrada de agua.

Tan solo existen algunos tejidos muy impermeables, como el pvc, sin embargo esa impermeabilidad es en ambos sentidos, es decir, que no transpiran tampoco por lo que no son recomendadas excepto para utilización en deportes náuticos.

Acabados de los laminados:

Las membranas laminadas consiguen ser el tratamiento estrella e ideal de los tejidos aportando una impermeabilidad alta, una resistencia al viento total y una transpiración adecuada.

Podemos distinguir dos tipos de membranas según su estructura:

3.1-Microporosas:

Se trata de una membrana con una estructura de microporos (el caso de Gore-Tex: membrana de teflón expandido o politetrafluoretileno expandido o PTFE), tan grandes como para dejar pasar la molécula de vapor de agua (700 veces + grande en el caso de Gore-Tex) y tan pequeños para impedir la entrada de la molécula de la gota de agua (20000 veces + pequeño con el Gore-Tex)

Como acabado general se hablan de capas, puesto que la membrana por sí sola es demasiado débil como para formar un tejido y por otra parte los tejidos que se adhieran a dicha membrana determinarán su rendimiento.

Lo mínimo serán 2 capas, que será tejido exterior y membrana en la parte interior, cuanto menor sea el número de capas, mayor será la transpirabilidad y menos peso tendrá la prenda, sin embargo, el deterioro y la fragilidad de la prenda se verá también aumentada.

Normalmente las prendas suelen ser de 2.5 capas, lo que quiere decir que se componen de un tejido exterior, la membrana y un forro interior que cuenta como media capa.

Y las prendas sometidas a esfuerzos, desgaste y zonas más abrutas son aquellas que tienen 3 capas, tejido exterior, membrana y tejido interior, si bien consiguen unos resultados menores de transpiración, un peso, rigidez y volumen mayor, su desgaste se minimiza y su duración se prolonga considerablemente.

El tejido exterior aporta gracias a su tratamiento de hidro-repelencia el deslizamiento de la gota de agua y por tanto evita que esta obstruya el poro, para permitir la transpiración

Este tratamiento se ve deteriorado por los lavados y por el simple uso, es por ello que tras un tiempo de utilización de la prenda y sobre todo cuando observemos que el agua penetra o cala, deberemos de volver a tratarla con un spray hidro-repelente

3.2-Poliméricas:

Se trata de tejidos que basan su funcionamiento en la estructura de los capilares o hilos del tejido, la parte interior estará constituida por hilos gruesos y poco numerosos que permiten la absorción del vapor de agua, transmitiéndolo al tejido exterior por capilaridad al ser más fino y numeroso, impidiendo al mismo tiempo que el agua lo penetre. Así permite la transpiración al ser el tejido interno hidrófobo o repelente al agua.

También se engloban dentro de este tipo de membranas aquellas que están constituidas por un proceso de encadenamiento molecular de dos elemento, uno interior que absorbe el agua (sudor) y otro que lo repele al exterior e impide que penetre el agua.

Suelen ser más elásticas y al no tener poros tienen una columna de agua mayor, sin embargo su transpirabilidad es inferior a las microporosas.(Ejemplo Sympatex)

Elección de la Segunda Capa:

La segunda capa es aquella destinada a la retención del calor, para mejorar la termorregulación en climas fríos.

Igualmente debe no impedir las funciones de la primera capa y potenciarlas, así deberá ser al mismo tiempo aislante térmico y altamente transpirable.

Algunas segundas capas incorporan ciertas funciones y características propias de las terceras capas, como la resistencia al viento o al agua (siendo elementos que afectan gravemente a la termorregulación)

La resistencia al agua suele ser conseguida gracias a los tratamiento hidrorepelentes, por otra parte la resistencia al viento suele ser alcanzada utilizando una membrana microporosa (Windstopper) o un tejido con una trama y gramaje muy denso.

Lo ideal será la retención térmica y la transpirabilidad.

Por otra parte el corte de la prenda y la elasticidad de esta serán determinantes para el ajuste, que determina la efectividad termorreguladora de estas prendas, el ajuste ideal es aquel en el cual la prenda queda bien ceñida al cuerpo, sin llegar a limitar el movimiento o ejercer una presión sobre este excesiva.

Dicha proximidad al cuerpo del tejido, potencia y permite una transmisión de la humedad desde la primera capa efectiva, al igual que impedir huecos de aire donde pueda circular el aire, permitiendo en caso de movimientos brusco la infiltración de aire exterior, el cual en condiciones frías afecta gravemente a la termorregulación.

Para conseguir el ajuste ideal, los fabricantes recurren a prendas de tipo elástico, incorporando elastan (Conocido popularmente como lycra) para que las prendas consigan ceñirse al cuerpo perfectamente sin ejercer apenas presión.

El tejido estrella al igual que en las primeras capas es el poliéster, sobretodo el polartec, una fibra de poliéster con un tratamiento aborregado, que aporta un rendimiento termorregulador óptimo, transpirabilidad, ligereza, es compacto y todo ello manteniendo una absorción de humedad mínima (menos del 1% de su peso)

Además el poliéster tiene una resistencia mecánica muy alta y su mantenimiento es mínimo y muy sencillo.

Para conseguir una termorregulación ideal, los fabricantes utilizan distintos espesores y gramajes de tejido según las zonas del cuerpo con las que entren en contacto, así en zonas especialmente calientes y sudorosas, utilizan gramajes finos, buscando una termorregulación más fresca y una máxima transpiración, por el contrario en zonas frías prima la termorregulación más calida, donde utilizan mayor gramaje.

Respecto de los tejidos de poliéster, la capacidad térmica será determinada por el espesor del tejido, expresado normalmente en gr/m2

Se pueden dividir en dos tipos:

Prendas Ligeras: 100-150 g/m2 aislamiento térmico óptimo, máxima transpirabilidad.

Térmica: +150 g/m2 gran capacidad de aislamiento térmico, transpirabilidad adecuada.

Además numerosos fabricantes aumentan las ventajas del poliéster como forro polar utilizando, tratamientos, acabados o diseños técnicos utilizando, por ejemplo, las propiedades de la capilaridad de las fibras para evacuar más rápido la humedad,

Así mismo como prenda de segunda capa otra opción muy  adecuada son las prendas con rellenos, bien naturales o sintéticos.

Si bien la pluma es el mejor aislante natural (sobre todo el plumón de Oca del cuello y pecho), por su alta capacidad térmica, su mínimo peso y su mínimo volumen, su gran enemigo es la humedad, puesto que la pluma con la humedad se apelmaza y además de perder su poder térmico aumenta de forma considerable su peso, adicionalmente tiene un secado muy lento.

Elección de Primera Capa:

La primera de las tres capas tiene una importancia crucial, puesto que es la única en contacto directo con el cuerpo.

Por lo tanto no habrá que menospreciarla en atención a la hora de elegir.

La función principal de la primera capa es la de evacuar el sudor que aparece en la superficie de la piel.

Hay que destacar que la sudoración es un proceso normal, siempre presente, aunque sea en reposo, en condiciones frías o en el agua.

El cuerpo humano en reposo produce unos 0,75 litros de agua al día en forma de vapor de agua o sudor.
Durante una actividad moderada expulsamos 0.5 litros/h., en intensa 1 litro/h.

Por tanto la función principal es evacuar dicha humedad, que si se acumula, al exponernos al viento o al descanso de la actividad puede aportar frío.

Así mismo si utilizamos una prenda de tejido convencional como el algodón, está terminará empapada y no permitirá la transpiración, además del frío y la incomodidad que aportará durante y después de la actividad.

Los principios físicos de estas prendas técnicas son:

  • Evacuar el sudor, permitiendo estar secos a pesar de sudar.
  • Distribuir dicho sudor por la superficie de la prenda, aportando una mayor superficie de evaporación del mismo, por lo que el proceso de refrigeración del cuerpo será más rápido y efectivo. Así mismo evitando las zonas húmedas y excesivamente calientes.
  • Evacuar la humedad del sudor desde la piel, hacia las siguientes prendas en el caso de utilizarlas, para terminar expulsarlo al exterior.
  • Permitir la correcta termorregulación del cuerpo, ayudándonos a mantenernos frescos cuando hace calor y a mantenernos calientes con tiempos fríos.

La elección de la fibra del tejido de la primera capa:

Será determinante el origen de la fibra, natural o sintética, las diferencias son claras:

Naturales:

Las naturales pueden ser de dos tipos, tanto de origen vegetal: algodón, lino, esparto, como las de origen animal: lana, seda.

Ventajas:

Del algodón el tacto muy agradable y cómodo, de la lana el gran poder aislante y de la seda la ligereza y comodidad.

Inconvenientes:

Absorben agua/humedad, es decir son hidrófilas, en contacto con el sudor las fibras se humedecen y el cuerpo pierde calor por la conducción con la humedad, el secado es muy lento, por eso no se recomienda su uso sobre todo en invierno cuando la humedad supone un serio inconveniente para mantener la termorregulación del cuerpo.

Además no resisten al viento, la lana ocupa mucho volumen, tarda mucho en secar y puede tener un tacto irritante.

Sintéticas:

Derivadas del petróleo y del carbón, se genera un monofilamento continuo, resistente y ligero con el que se fabrican los tejidos.

Ventajas:

Pesan menos, absorben menos humedad, se secan mucho más rápido, transpiran muy bien, resisten muy bien a la tracción, roces y desgaste, ocupan menos espacio, que las fibras naturales.

Tipos:

Poliamida-Nylon:

Tiene una gran resistencia mecánica al desgaste, a la tracción, a la abrasión…

Ripstop:

Es una poliamida con un acabado antidesgarro que aporta mayor resistencia mecánica, se consigue integrando una cuadrícula de un hilo más grueso y resistente.

Poliéster:

Generalmente utilizado en camisetas y tejidos técnicos y en forros polares.

El forro polar se fabrica aplicándole un proceso de cardado que aborrega la superficie atrapando aire caliente y formando así una capa aislante.

El coolmax utiliza un acabado hueco de la fibra que facilita la expulsión del sudor hacia fuera, ideal para actividades intensas sobre todo en verano.

Spandex, Elastan, Lycra:

Aporta propiedades elásticas al tejido, al mezclarse con otras fibras permitiendo que el tejido se adapte al cuerpo, aportan gran movilidad, aerodinámica y comodidad.

Tratamientos:

Además a las fibras sintéticas se le pueden aplicar tratamientos que incluyen entre sus ventajas la resistencia a la humedad, a las manchas, olores, los rayos UVA, a las bacterias…

Para elegir el calzado apropiado, en primer lugar, tendremos que conocer la actividad que realizaremos con ellos.

Aunque existen calzados polivalentes, ninguno cubre todas las actividades, al igual que consiguen ser en cierta parte válidos para distintas actividades a cambio de perder un poco de rendimiento en ciertas características.

A grosso modo, hablaríamos de botaszapatillassandalias o chanclas y pies de gatos:

Respecto de las botaszapatillas y sandalias, la elección será relacionada con el tipo de actividad a realizar y el terreno por el que se realice:

Desde las montañas más altas, difíciles y nevadas, donde utilizaremos las botas de alta montaña (rígidas, de caña alta, cramponables y completamente impermeables), pasando por las montañas medias, de nivel medio y terrenos fáciles, donde utilizaremos botas de trekking o senderismo (flexibles, impermeables, de caña media o baja) o incluso se pueden utilizar las zapatillas de tipo trail o de senderismo, si estamos acostumbrados a andar o el terreno es muy fácil.

Respecto de las sandalias de senderismo o paseo, son una gran opción para sustituir por las zapatillas tipo trail o de senderismo, consiguiendo así una mayor transpiración y secado rápido en caso de mojarnos los pies.

Incluso la utilización de zapatos o sandalias anfibias son la opción más recomendable, para realizar actividades las cuales se realicen en el agua o con pasos frecuentes por agua, como el descenso de barrancos, piraguas, paseos por ríos, etc…

Las chanclas o sandalias de ajuste exclusivamente de empeine, quedarán limitada a la utilización en viajes, paseos, o el día a día, sin poder realizar con ellas actividades en terrenos con cierta exigencia o dificultad.

El último tipo de calzado, los pies de gatos, son un calzado específico para la escalada, que son únicamente utilizados para esta actividad al igual que para esta actividad son el único calzado válido.

Para detallar las opciones y los tipos de calzado, los podemos clasificar en:

  • Botas:
    • Según el tipo de Caña:
      • De caña Alta
      • De caña Media
    • Según la Rigidez de la entresuela:
      • Flexibles
      • Semi-rígidas
      • Rígidas
  • Zapatillas
    • Según la Transpiración / Impermeabilidad:
      • Con Membrana Transpirable / Impermeable
      • Sin Membrana, de rejilla, cuero o textil.
      • Según la Actividad diseñada:
        • Trail, Cross, Carreras por montaña
        • Senderismo
        • Paseos / Casual
  • Sandalias / Chanclas:
    • Según la actividad:
      • Anfibias, diseñadas para su uso con pasos por agua y ríos.
      • Para senderismo o paseos
      • Tipo Casual o Paseos.
    • Según el ajuste:
      • De Empeine
      • De Empeine y Talón
  • Pies de Gato:
    • Según la Simetría:
      • Simétricos
      • Asimétricos
    • Según la Actividad:
      • Escalada Clásica / Iniciación
      • Escalada Deportiva / Rendimiento
    • Según el Ajuste:
      • De Velcro
      • De Cordones
    • Según la Flexión del Arco:
      • Planos o Rectos
      • Curvos

Para entender las ventajas y características de cada uno de estos tipos, desarrollamos a continuación las líneas generales de cada tipo de Calzado:

  • Botas:

Las botas suelen estar relacionadas según el tipo de caña y rigidez, por tanto unas botas de caña alta generalmente serán rígidas o semi-rígidas y al contrario, unas de caña baja serán flexibles, pero el mercado ofrece varios modelos que contradicen dicha generalidad.

La altura de la caña de la bota determina la sujeción para evitar posibles torceduras de tobillo o pérdidas de estabilidad en apoyos inestables, además aporta mayor impermeabilidad en nieve o terrenos muy húmedos.

La rigidez de la entresuela se relaciona igualmente con la estabilidad en apoyos inestables al mismo tiempo que la transferencia del apoyo sobre nieve, al cramponar o en apoyos inestables.

Sin embargo la caña alta resta rendimiento (aparte de aumentar ligeramente el peso) sobre terrenos estables y uniformes, como por ejemplo los senderos, así se recomienda en este tipo de terreno las botas de senderismo o trekking, incluso si es muy fácil o estamos muy acostumbrados a andar, se pueden utilizar zapatillas de trail.

Aunque el material generalmente utilizado es el cuero, tanto de piel de serraje o de piel flor (normal o nobuck), siendo el segundo el de mayor calidad, también la utilización de materiales sintéticos ha demostrado una gran fiabilidad y rendimiento, especialmente los materiales Nylon CorduraKevlar…etc

Así mismo para las botas de alta montaña o expedición, es frecuente la utilización de las botas plásticas, completamente impermeables, rígidas y técnicas, sin embargo suelen ser incómodas para andar y tienen un peso considerable.

Todas o casi todas las botas son impermeables, normalmente debido a la utilización de membranas micro-porosas como Gore-TexDrylineHyventInnerPlus

  • Según el tipo de Caña:
    • De caña Alta (Tipo1)
    • De caña Baja (Tipo 2)
  • Según la Rigidez de la entresuela:
    • Flexibles  (Tipo 2)
    • Semi-rígidas  (Tipo 1-2)
    • Rígidas (Tipo 1)
  • Zapatillas:

Aunque las membranas aportan una impermeabilidad muy alta, sin sacrificar demasiado la transpirabilidad, a la hora de transpirar unas zapatillas sin membrana, sobretodo las de rejilla, consiguen una capacidad de transpiración mucho mayor, por lo cual se consideran más adecuadas para el verano o para actividades con tiempo estable, terrenos secos o muy intensas.

Igualmente respecto de las botas, las zapatillas consiguen generalmente una mayor comodidad y rendimiento debido al menor peso, fuerza necesaria para la progresión así como una flexibilidad total.

Sin embargo cada vez más, ciertos modelos incorporan elementos de estabilidad que consiguen aportar una estabilidad y protección ante torceduras o apoyos inestables.

Este tipo de calzado es altamente recomendado, para terrenos estables, fáciles y que no tienen pasos complicados, tanto para andar como correr, incluso si estamos acostumbrados a andar se pueden utilizar para trekking o carreras de montaña con terrenos más complicados y exigentes.

Respecto del peso, si bien en las carreras por montañas o trails, es un factor clave, para andar o realizar trekking la estabilidad, amortiguación y ajuste serán factores muy importantes para la elección, así como para los corredores que quieran sacrificar un poco de peso a cambio de mayor seguridad, comodidad y protección.

  • Según la Transpiración / Impermeabilidad:
    • Con Membrana Transpirable / Impermeable
    • Sin Membrana, de rejilla o cuero.
  • Según la Actividad diseñada:
    • Trail, Cross, Carreras por Montaña
    • Senderismo
    • Paseos / Casual
  • Sandalias / Chanclas:

Este tipo de calzado es una gran alternativa a las zapatillas de senderismo o paseo, sobretodo para condiciones estivales, donde las temperaturas son altas y las condiciones meteorológicas son estables así como el terreno está seco.

Consiguen una mayor tasa de transpiración, así como una comodidad, recomendables siempre para terrenos fáciles, sin apoyos inestables y con una progresión sin pasos técnicos.

Son muy recomendables las de sujeción del empeine y talón, tipo sandalias, para todas estas condiciones, quedando las de sujeción exclusiva de empeine (tipo chanclas) limitadas a su uso en el día a día, viajes y paseos sin dificultad ni exigencia.

Algunas de estas sandalias incluyen suelas con tratamientos antibacterianos, que impiden la formación de bacterias y el molesto olor que estas desprenden, además algunas incorporan elementos de amortiguación en el talón o protectores de puntera.

Un tipo muy recomendable de sandalias para terrenos que aun realizándose en condiciones estivales, puedan presentar zonas húmedas o pasos por agua, como el descenso de barrancos, paseos por ríos, piraguas, etc.. son las sandalias (o zapatillas) anfibias, siendo un tipo de calzado especialmente diseñado para evacuar el agua rápidamente, permitir un secado muy rápido y al mismo tiempo hechas de materiales que resisten el agua.

  • Según la actividad:
    • Anfibias, diseñadas para su uso con pasos por agua y ríos.
    • Para senderismo o paseos
    • Tipo Casual o Paseos.
  • Según el ajuste:
    • De Empeine
    • De Empeine y Talón
  • Pies de Gato:

Es un tipo de calzado especial y único para la escalada, no utilizable para ninguna otra actividad, siendo el único calzado adecuado para dicha actividad.

Su elección dependerá del tipo de escalada que realicemos al igual que el nivel de rendimiento.

La elección inicial será entre la comodidad y el rendimiento, puesto que a menor número de pie utilicemos en pies de gatos, el ajuste será mejor y por lo tanto aumentaremos el rendimiento, consecuentemente la comodidad se verá afectada.

La otra elección es la forma del pie de gato, al igual que con la talla, un gato más asimétrico y con un arco muy curvo, aumentará notablemente el rendimiento, igualmente mermando en gran medida la comodidad.

La elección ideal es utilizar dos pares de pies de gatos, unos de uso frecuente y casi diario, donde primará la comodidad y no será tan relevante el rendimiento y otro par donde buscaremos el rendimiento a pesar de perder comodidad, para utilizarlos en las vías difíciles o cuando tratemos de mejorar el grado.

Sin embargo, para cierto tipo de escalada prima la comodidad sobre el rendimiento, como en escalada clásica, escalada de varios largos o rocódromo.

Respecto del ajuste, los cordones consiguen el mejor ajuste de forma más precisa y estable además de ceñirse más al pié, sin embargo los pie de gato con ajuste por velero consiguen ser mucho más cómodos a la hora de calzarse y descalzarse, operación frecuente sobre todo con los pies de gatos de mayor rendimiento, debido al poco confort que aportan.

La elección de los gatos pasa fortuitamente por probárselos, puesto que debido a la horma de estos, será más o menos relevante utilizar un par de una o varias tallas menos que nuestra talla habitual.

Lo más recomendable es utilizar al menos una talla menos si buscamos comodidad y dos o incluso tres números menos si buscamos rendimiento aceptando la merma considerable de confort.

En ambos casos, las primeras veces que utilicemos este calzado nuevo será una experiencia poco agradable, si no estamos acostumbrados, pero al cabo de varias utilizaciones, el tejido comenzará a ceder y a moldearse a nuestro pie, hasta que estos aporten mucho mas confort, bajando levemente el rendimiento de los mismos.

Este amoldamiento y ensanche del tejido, será especialmente relevante en caso de buscar rendimiento, donde especialmente el menor ajuste y presión sobre los dedos de los pies, conllevará una merma del rendimiento en cuestión de canteo.

En los pies de gatos, varias marcas utilizan sus propias suelas especialmente adherentes, pero la gran mayoría utiliza las suelas de la marca Vibran, al contrario que en el calzado normal, esta marca fabrica tres gamas de suelas de escalada, la Vibran clásica, con rendimiento y desgaste moderado, Vivram XS Grip, con un agarre máximo y con un desgaste rápido y la Vibran XS Edge, con un agarre importante y con un “canteo” máximo, manteniendo un desgaste moderado.

  • Según la Simetría:
    • Simétricos
    • Asimétricos
  • Según la Actividad
    • Escalada Clásica o Varios Largos / Iniciación
    • Escalada Deportiva / Rendimiento
  • Según el Ajuste:
    • De Velcro
    • De Cordones
  • Según la Flexión del Arco:
    • Planos o Rectos
    • Curvos